La muerte de Alejandro Còrdova

En la madrugada del 1 de octubre de 1944, el periodista Alejandro Córdova, director del periódico El Imparcial, y el industrial Fredy Koenisberger, dueño de la ferretería El Candado Dorado, asistieron a una reunión en la casa de don Enrique Sello y como a las 3 de la mañana se dirigieron a la Villa de Guadalupe, residencia del conocido periodista.  Cuando su acompañante que conducía el automóvil Cádillac, cupé, color plomo, con placas No. 208, acababa de estacionarse frente al chalet las Gardenias, 8ª. avenida entre 2ª. Y 3ª. calles, fueron interceptados por un grupo de hombres armados que llevaba órdenes de matarlo.  Uno de ellos le dijo: “Dos palabras”. Y Córdova le respondió: “¿Qué quiere, amigo”?  En ese momento se escucharon varios disparos y el periodista y su acompañante se desplomaron.  Los balazos fueron escuchados por su esposa, Marta de Córdoba, y por los sirvientes Clemente Tajiboy, Alberto Zarazúa, Juan Antonio Morales e Ismael herrera, quienes salieron de prisa para ver qué había sucedido.
Sigue leyendo

Anuncios